Salsa blanca

Una de mis preparaciones favoritas es la salsa blanca. La aprendí a hacer a los 13 años y me resultaba muy difícil al principio. Como todo el la vida, la práctica hace a la perfección. Aquí les explico como hacer una salsa blanca sencilla, pero riquísima. Además, algunos consejos para evitar que terminen en un desastre como me pasaba en mis primeros intentos.


Rinde para 2 platos de pasta (1/2 Litro)

Ingredientes:
  • 1 taza de leche (vegetal, de vaca, deslactosada, etc)
  • 1 cucharada sopera de almidón de maíz
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 cucharada de aceite
Paso a paso:

1. Poner la leche en una cacerola de teflón o acero inoxidable.

2. Agregar los otros ingredientes y revolver hasta disolver completamente al almidón.

3. Poner la cacerola a fuego medio y revolver constantemente en forma de 8.

4. Una vez que rompe el hervor, bajar el fuego al mínimo y contar 3 minutos de cocción.


Freakytips:
  • Una vez que rompe el hervor, pueden controlar la cocción y evitar que se queme el fondo simplemente retirando la cacerola del fuego. Tómense su tiempo para revolver y luego vuelvan a llevar al fuego para completar los 3 minutos de cocción.
  • Cuando revuelven deben friccionar el fondo para que no se acumule almidón, y posteriormente se queme. Deben friccionar con fuerza, sin miedo.
  • Es mejor revolver con un batidor de mano que con una cuchara.
  • Si la salsa blanca les queda muy líquida, nunca agreguen más almidón de maíz directamente a la salsa caliente. Si lo hacen, se les formarán grumos que no podrán disolver. Lo correcto es disolver un poco de almidón de maíz en leche fría y luego agregar la leche a la salsa blanca caliente.
  • Si les quedó muy espesa, pueden agregar más leche y revolver para integrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *