Masa de lasagna

Las masas para elaborar pasta fresca casera son todo un desafío. Lo sorprendente de esta receta es que salió bien en el primer intento. Es una masa elástica que se debe manipular con amor para que no se rompa. Si siguen los trucos indicados a lo largo del paso a paso, obtendrán excelentes resultados.


Rinde 9 láminas 10×15 cm

Ingredientes:

🔸220g premezcla para pastas sin gluten
🔸2 huevos
🔸1cda de aceite
🔸1 cdita de sal
🔸Chuño: 3 cucharadas de almidón de maíz + 100g de agua

Paso a paso:

1. Ver preparación del chuño y conocer qué es: Haz click aquí.

2. Pesar la premezcla y agregar todos los ingredientes en un bowl, incluido el chuño que debe estar tibio al momento de usar.

3. Amasar y formar un bollo que no se pega en los dedos.

⇒ Agregar un poco más de premezcla si es necesario, sin excederse, de lo contrario quedará una masa seca y se romperá.

4. Espolvorear con almidón de maíz la mesada de trabajo (limpia y seca) y un palo de amasar.

5. Separar un bollo chiquito de masa y cubrirlo ligeramente con almidón de maíz.

6. Estirar la masa y cubrir la superficie con almidón constantemente tanto de arriba como de abajo. Es importante cubrir toda la superficie a medida que la masa se estira, a fin de evitar que se pegue en la mesada o en el palo de amasar.

 

6. Una vez estirada la masa, cortar la lámina en rectángulos según el tamaño de la fuente para horno .

7. Para ver el armado de la lasagna: Haz click aquí.


FREAkytips:
  • Es recomendable usar premezclas especiales para pastas, ya que contienen estabilizantes y aditivos que mejoran la elasticidad y vida útil de las masas.
  • Cuanto más finita la estires, más rica quedará la lasagna. Antes de entrar en pánico, practicá un par de veces hasta que logres formar láminas de 1 o 2 milímetros. A mi me costó un par de intentos hasta que logré agarrarle la mano. Si la masa se te rompe simplemente volvé a armar un bollo. ¡Paciencia y delicadeza!

Almacenamiento:

Pueden guardar la masa en la heladera hasta 3 días. Utilicen separadores plásticos para que las láminas no se peguen entre sí. Guardar herméticamente, por ejemplo en un tupper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *